lunes, 23 de noviembre de 2009

NACIMOS...

Nacimos conectados
por la adicción
de consumir cenizas
de un dios con estigmas dorados.

Formamos parte
de la narcotizada
audiencia que suplica
su dosis de resurrección
alimentándose de los pezones
de una famélica luz
en un desierto donde nuestro cráneo
es el oasis de los buitres
y los muertos son hombres
que no recuerdan nada.

6 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Las conexiones con las que nacemos suelen ser asombrosas. Ese final es realmente estupendo, Emilio.

Un besote
MArian

Claudieta dijo...

Yo creo que los ateos tienen más esperanza, porque nadie les enseñó a esperar algo más....no lo necesitan.
Siempre me llevas a arenas movedizas......muaaaaa

Cesc Fortuny i Fabré dijo...

Coincido totalmente con Marian
"y los muertos son hombres
que no recuerdan nada."
Impresionante.

J. J. García Rodríguez dijo...

De quitarse el sombrero, Emilio.

Te digo lo que alguna vez leí: gracias por compartir.

reltih dijo...

ufffffffff, del putas!!!!!

Joan Tristany dijo...

Que bueno es este poema pedazo de cabrón.
nada de pedazo, cabrón entero.
Y monstruo, de la poesía made in Emilio.
Me has dejado alterado con este poema.
Un abrazote.

Joan